Si una persona huele un papel quemado, olerá el peligro. Si coge a un bebé en brazos olerá la ternura. Si le viene el olor de una doble “beicon cheeseburguer” sin cebolla, ni lechuga, ni tomate, poco hecha, con patatas fritas y ensalada de col,pues tendrá hambre…¡Lógico!… Y si abre una de nuestras fragancias  olerá la paz, la tranquilidad, la alegría, la libertad…

Deja un Comentario